El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado este lunes que ha dado luz verde al envío de una ayuda de 1.000 millones de dólares para financiar las pruebas de detección del coronavirus en todos los «estados, territorios y tribus» del país.

El mandatario recordó en rueda de prensa que «desde el principio» dijo que el Gobierno federal «respaldaría a los estados» y les ayudaría a reforzar su capacidad para realizar pruebas, «y eso es exactamente lo que ha sucedido», enfatizó.