Este misterioso empresario raspo la olla en el banco de Venezuela y otros organismos junto a Marcos torres obteniendo dolares preferenciales, lavando dinero y administrando la fortuna mal habida de Marcos Torres, por todos lados se han pasado y ahora vive en Marbella tranquilamente disfrutando de el dinero de los venezolanos, donde se ha hecho propietario de empresas, inmuebles y comercios bajo su nombre y empresas registradas a nombre de pequenos testaferros pero que en realidad todas pertenecen al narcotraficante Marcos Torres.

Sobre este comerciante recaen en la actualidad diversas investigaciones por parte de autoridades europeas.