Richard Cammarano Jaimes es un comerciante venezolano, nacido el 28 de junio de 1969, y solicitado por tribunales venezolanos por presuntas actividades de narcotráfico. Fue capturado el 23 de mayo de 2015, mientras se disponía a abordar un avión con destino a Portugal, donde tiene su residencia. Allí vive también su familia, entre ellas su hija de crianza  Betsy Irene Esusy Araujo, y es también el país que explica la conexión con la magistrada jubilada del Tribunal Supremo de Justicia, Miriam Morandry.

Betsy Irene es hija de la ex esposa de Cammarano, Betty Araujo, quien falleció en 2008 en Los Chaguaramos asesinada por unos presuntos sicarios, según las autoridades. De acuerdo con el testimonio de la muchacha,  la magistrada y la familia de Cammarano tienen en Portugal un amigo en común que padece cáncer terminal y Morandy se trasladaba allá para ayudarlos. Esa es la razón de que el sábado 23 de mayo de 2015, la magistrada y él fueran fotografiados juntos en el aeropuerto Internacional Simón Bolívar, antes de ser apresados.

En una entrevista a Betsy Esusy Araujo disponible en el portal Runrun.es, al ser preguntada si Morandy tenía conocimiento de la orden de arresto contra Cammarano, la respuesta fue afirmativa. “Ella estaba intentando ayudar pero la idea era hacerlo con las pruebas que él (Cammarano) tiene y no por otros lados”. Esta, a su vez, era la única razón de que él estuviese de vuelta en Venezuela. Había viajado en abril “con documentos y pendrives que contienen archivos, videos y grabaciones de llamadas telefónicas”, que probaban que Richard José Cammarano Jaimes había sido objeto de una presunta extorsión entre varios funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

La trama se recrudece

De acuerdo con Esusy Araujo, el  culpable de todas las acusaciones que pesan sobre su padrastro tiene un solo nombre: Roger Graterol. Graterol es comisario del Cicpc y estuvo involucrado en el asesinato de cinco colectivos del Frente 5 de Marzo, en Quinta Crespo, en octubre de 2014. Desde ese momento se encuentra prófugo de la justicia venezolana.

De acuerdo con el testimonio de Araujo, Graterol se le acercó a su padre con la intención de extorsionarlo mientras él estaba en control de la empresa Blindadora Walash C.A, dedicada al blindaje de vehículos. Cammarano se negó y fue amenazado por Graterol de involucrarlo “en un peo sin ser culpable”.

En un blog llamado “La verdad sobre Richard Cammarano”, montado por la misma Betsy Esusy Araujo, puede escucharse una grabación de tres llamadas telefónicas presuntamente entre Cammarano y un funcionario del Cicpc que seguía órdenes de Graterol. Las conversaciones tienen lugar en el mismo momento en que una de las viviendas de Cammarano era allanada por el Cicpc.

El allanamiento es el mismo que ocurrió en febrero de 2012 en el que se le decomisaron hasta 1200 kilos cocaína, y de la cual se ha hecho mención en distintos medios de comunicación. Según Runrun.es, el allanamiento fue de una quinta en Prados del Este. Sin embargo, la presunta grabación entre Cammarano y el funcionario, menciona una casa en El Hatillo.

En una de las conversaciones de la grabación, el funcionario dice que “ahí tiene el canal abierto para solucionar, y queremos saber si usted está de acuerdo para irse para la goma o no”, más tarde agrega que todo está listo pero que “por menos de un palo verde, no vale la pena hablar”. Ante la negativa de Cammarano, el funcionario dice que hablará con Graterol para “que te ponga unos regalitos en El Hatillo” y que se lo pensara bien porque “si no pagas el millón te vamos a quitar hasta los hijos”.

Señalamientos

Hasta el momento de su detención, pesaba sobre Cammarano Jaimes una orden de arresto emitida el 21 de marzo de 2012, un mes después del allanamiento de su vivienda, y un año después del decomiso de 478 kilos de cocaína de un barco de bandera libanesa que se dirigía a Puerto Ordaz, estado Bolívar. Las acusaciones por las presuntas actividades de narcotráfico no son las únicas. Cammarano también es señalado de haber estado involucrado en el asesinato de la madre de su hijastra y esposa, Betty Araujo.

La muerte de la mujer ocurrió un 27 de marzo de 2008, asesinada por el parrillero que descendió de una moto y le disparó dos veces. Sucedió, también, un mes después de que saliera la decisión del TSJ, fechada del 14 de febrero de 2008, en que se concretaba el divorcio de la pareja.

Betsy Esusy Araujo dijo al periodista Jesús Alberto Yajure que su madre fue asesinada en un intento de secuestro. Que Betty Araujo luchó y derribó al delincuente, quien le dio un tiro en el seno. Sin embargo, el reportero afirma que la información policial detalló dos disparos en el pecho.

La trayectoria de acusaciones contra Richard Cammarano Jaimes; sin embargo, es más larga y no se limita únicamente a Venezuela. Según una nota del Consorcio Iberoamericano de Periodistas de Investigación (Cipi), su nombre es mencionado en un expediente del Ministerio Público, realizado en 2010, en el que la fiscal venezolana Yemina Carolina Marcano solicitaba a su par andorrana, María Ángels Moreno Aguirre, asistencia en la investigación sobre lavado de dinero ocurrido en el Banco Privado de Andorra. Además del nombre de Cammarano, entre los otros nombres apellidos que pedía investigar estaba el de Gabriel Gil Yánez, uno de los principales involucrados en el caso.

La trayectoria de Cammarano se extiende también a Estados Unidos. En 1999, cuando contaba con 29 años de edad, él y el ciudadano Carlos Ramón Méndez fueron capturados por agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos mientras los muchachos robaban miles de dólares de cajeros automáticos. Las operaciones supuestamente las hacían a través de varias tarjetas de acceso de distintos bancos y habían logrado sustraer hasta 147 mil dólares. Ambos se declararon culpables pero antes de comenzar la audiencia de sentencia, los muchachos cruzaron la frontera con México y escaparon. De acuerdo, con la nota, el 4 de enero de 2010, el gobierno estadounidense condenó a ambos en estado de “rebeldía”.