Juan Felipe Lara Fernández y su socio y protector A. Buenaño, ex Presidente del Banco Central de Venezuela, disfrutan a lo grande luego de haber burlado a la justicia venezolana en distintas ocasiones y épocas, realizando cuestionables negocios a través de diferentes casas de bolsa y bancos, algunos de los cuales fueron intervenidos por el Estado venezolano.

Conocedores de las circunstancias creen que el controversial éxito financiero de Lara Fernández ha sido impulsado por el manto protector de su socio A. Buenaño, convirtiéndose así Lara en una especie de “oveja negra” de una honorable familia.
Juan Felipe Lara Fernández es hijo del desaparecido y destacado abogado Pedro José Lara Peña, primo del fallecido Cardenal de la iglesia católica Rosalio Castillo Lara. A su vez Lara Fernández también sería primo de Andrés Polanco Fernández y del dirigente socialcristiano Eduardo Fernández. Cabe decir que en ocasiones hay cosas que suceden hasta en las mejores familias.

Lara fue mano derecha del banquero Eligio Cedeño en Bolívar Banco y luego lo abandonó, supuestamente obligándolo a vender dicha institución financiera, para pasar a servirle a

Lara Fernández pasea por Miami en su nuevo y lujoso vehículo, pese a haber dejado en la calle a numerosas familias en Venezuela.

Fuente: Noticias Candela