El contralor general de Venezuela, Elvis Amoroso, develó meses atrás una trama de corrupción en la que se encuentra involucrado Juan Guaidó y Javier Troconis, designado por Guaidó como comisionado para la extracción de activos de Venezuela en el exterior.

Amoroso, un afecto e incondicional del chavismo, señaló a la prensa que Troconis utilizaba como medio la empresa T&C Services, y agregó que fue contratado por Rafael Ramírez con el objetivo de desfalcar las arcas del Estado venezolano a través de contratos fraudulentos.

Según las investigaciones de la contraloría general, Javier Troconis recibió $ 187 millones para su empresa de la mano del ex-presidente de PDVSA, la estatal petrolera venezolana, Rafael Ramírez.

La empresa T&C Services ha celebrado acuerdos con PDVSA por el orden de los 204 millones de dólares, pero por la acción de la contraloría y la directiva de PDVSA se pudo evitar que se entregara a Troconis 127 millones de dólares.

Amoroso instruyó a la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (SUDEBAN) la prohibición de toda transacción de Juan Guaidó, tanto bancaria como financiera, en Venezuela como en el extranjero.

En vista de los contratos fraudulentos de T&C Services con PDVSA, el Contralor dijo que «el dinero multimillonario que viene moviendo Guaidó es proveniente de legitimación de capitales».

La contraloría general de la República exhortó a la fiscalía general, al poder judicial y al Ministerio del Poder Popular para Relaciones, Interiores, Justicia y Paz de Venezuela a tomar medidas preventivas que impidan agravar y enajenar a la empresa T&C Services. «La idea es impedir cualquier negociación a nombre de esta empresa que está ocasionando un daño multimillonario al Estado venezolano», concluyó Amoroso.

Al abogado Javier Troconis lo relacionan con la corrupción en contratos, bajo la gestión de Pedro León, ex-director de la Faja Petrolífera del Orinoco, la mayor franja de producción petrolera de Venezuela. Troconis fue designado por Guaidó en la directiva de Citgo, la refinadora de petróleo en los Estados Unidos, perteneciente mayoritariamente al Estado venezolano

Javier Troconis, representa en Venezuela a la compañía T & C Services, creada en el año 2000, en la que es accionista con su padre Marcos Troconis Olivares y su hermano. T&C se presenta como una compañía de servicios ambientales. Se trata de una contratista de Pdvsa en el Complejo Criogénico de Jose donde tuvo un oneroso contrato de volquetas y máquinas pesadas para movilizar el coque, un subproducto del petróleo.

El manejo del coque ha sido considerado como un «mega guiso» por voceros opositores como el diputado Carlos Michelangeli y su contratación se ha relacionado con el ex director de la Faja Petrolífera del Orinoco, Pedro León, preso y enjuiciado por corrupción desde 2017.

Troconis figura también como directivo de otras compañías con el mismo nombre, T&C Services en Panamá, Florida (USA) y Colombia, donde ha desarrollado una intensa actividad desde 2011. Asimismo está registrado para efectos fiscales en Argentina como asesor empresarial.

Un dato curioso es que Javier Troconis también fue «servidor público» en el Congreso de Colombia dónde se desempeñó como «asistente» del representante liberal de Vichada (2014-2018) Marco Rodríguez Merchán, ganadero, compositor y cantante de música folklórica.