El ex general chavista Hugo Carvajal, quien fue detenido en Madrid desde abril por el presunto tráfico de toneladas de cocaína, manifestó que se opone a la solicitud de extradición por parte de EEUU, y aseguró que las acusaciones en su contra son “falsas, carentes de pruebas y atienden a razones políticas”.

“Las agencias que fabricaron este fraude siempre han querido obtener información que saben que poseo”, añadió.

Igualmente, informó que su audiencia estaría pautada para el 12 de septiembre, donde se determinará si la solicitud del país norteamericano se cumple. Y afirmó que los tribunales de España, estarían indagando si la Fiscalía de EEUU cumplió con las obligaciones y condiciones pertinentes, para conceder la extradición.

“No tengo necesidad alguna de negociar mi inocencia. No he negociado ni negociaré con las mismas agencias americanas que me han incriminado sin pruebas», dijo el acusado.

Acusaciones

Además del presunto tráfico de 5,6 toneladas de cocaína, Carvajal es acusado de ser uno de varios oficiales militares y policiales de alto rango que proporcionaron un refugio a los principales narcotraficantes de Colombia.

Según las imputaciones, el ex general también conocido como “El Pollo”, ayudó a los guerrilleros colombianos a exportar grandes cantidades de cocaína con destino a EEUU a través de Venezuela.

En 2014, se convirtió en el funcionario venezolano de mayor rango jamás arrestado en una orden de detención de drogas de los Estados Unidos. Pero las autoridades en la isla caribeña holandesa de Aruba, donde Carvajal servía como cónsul de Venezuela, se negaron a extraditarlo.