Giacomo Antonio Ranauro Borges
Giacomo Ranauro se escucha mantiene como fachada un negocio quebrado de publicidad en la ciudad de Maracay, en Venezuela, llamado SEŃALCA. Giacomo Antonio Ranauro Borges haría parte, presuntamente, de una peligrosa banda que opera en Maracay, encabezada supuestamente por Tulio Capriles Mendoza, alias “Tulito” y sujetos como Carlos Parra Curras propietario de la empresa de maletín 3C publicidad y offshore en Panamá y con propiedades en Vintage en Doral. Parra sería uno de los asociados preferidos de Capriles y del “califa de Aragua”, Tareck El Aissami.
Ranauro hizo al parecer millones de dólares con el cadivismo en complicidad con su primo Nelson Borges García, quien era gerente de la Banca Institucional del Banco Provincial, con sede en la zona industrial San Miguel en Maracay. Borges ahora es un prospero empresario con locales comerciales en los Centros Comerciales Las Américas y Los Aviadores, ambos en Maracay. Ranauro también se respaldaría en sus negociados con los Stefanelli de Maracay, familiares del ex diputado de Voluntad Popular Luis Stefanelli y Eliana Carolina Stefanelli. Esta última poseería propiedades de lujo en Kendall, Florida.
A Ranauro lo habrían visto en grandes ágapes en diversos países, codeándose con famosos exponentes del jet set y la farándula internacional, como por ejemplo con el cantante Eros Ramazzoti.
Ranauro es cercano a Alejandro Mayorga, propietario de la empresa OFIMAYOR y es uno de los principales proveedores del régimen venezolano, gracias a su vínculo con Tareck El Aissami. Mayorga pasó de ser motorizado repartidor, luego técnico de computadoras a domicilio, hasta convertirse en menos de una década en magnate mil millonario. Mayorga utilizaría para sus francachelas privadas la Discoteca Ático en Maracay, la cual ahora solo estaría disponible y funcionando de manera casi exclusiva para la mafia aragüeña.
Ranauro viajaría a menudo a Estados Unidos, en donde tiene una lujosa propiedad en el Doral, Florida, gastando miles de dólares en placeres y excesos.
Por todo esto Giacomo Ranauro ya estaría en el radar de las autoridades federales de Estados Unidos y su imputación parece ser inminente.