A través de una sólida estructura financiera, sobrinos de la fiscal Luisa Ortega Diaz residenciados en Mexico, habrían recibido la cuantiosa suma de 10 millones de dólares a cambio de “favores judiciales”, incurriendo en el delito de lavado de dinero.

Villalobos, quien fuera viceministro de energía durante la grave crisis eléctrica que afectó al país en la era del fallecido presidente Hugo Chávez, fue privado de libertad por Ortega Diaz en abril de 2015, decisión posteriormente anulada por el juzgado de primera instancia número 37 de Caracas el 27 de noviembre de ese mismo año.

Guerra de poderes.

Luego del veredicto del sistema judicial, los fiscales del Ministerio Público apelan sin ningún éxito esa decisión en la corte de apelaciones de Caracas: el juez ratificó la nulidad de la privativa de libertad.

Ortega Diaz no se rindió e introdujo un recurso de amparo constitucional el 2 de agosto de 2016 condicionando su retiro a cambio del pago de un soborno de 10 millones de dólares que recibirían sus sobrinos residenciados en Mexico. Luego del arreglo resuelto exactamente en 3 días, el Ministerio Publico desistió del amparo ante el alto tribunal.

Bernardo José Perez Beico de número de cédula 14.890.179 y pasaporte 036614651, residenciado en la lujosa zona de Polanco en México DF, habría recibido la suma que garantizaría impunidad para Villalobos y hoy está en el ojo del huracán que el FBI sigue con atención pues involucra delitos como lavado de dinero, tráfico de influencias, corrupción y asociación para delinquir.