Los Ángeles Lakers y LeBron James están a sólo un paso de hacer historia en la NBA. Con una ventaja por 3 a 1 en las finales sobre los Miami Heat, la franquicia púrpura y oro buscará esta noche proclamarse campeón luego de 10 años de sequías y convertirse de este modo en el equipo más laureado del torneo junto a los Boston Celtics, con 17 anillos. Desde las 22 (hora de Argentina), en el AdventHealth Arena de Orlando.

Este campeonato está cargado de condimentos, ya que quedará marcado por la pandemia de coronavirus (suspendió la temporada durante cuatro meses y obligó a retomarla bajo aislamiento dentro de una ‘burbuja’),, por la intensa lucha contra que pregonaron los deportistas por las injusticias raciales y por la muerte de una joven leyenda de la liga, como Kobe Bryant.

En los últimos días, LeBron reconoció que este año ha sido “el más difícil” de su carrera. El alero de 35 años está en búsqueda de su cuarto título, tras los éxitos con Miami Heat (2012 y 2013) y con Cleveland Cavaliers (2016). Junto al escolta Danny Green (campeón con San Antonio Spurs en 2014 y con Toronto Raptors en 2019) intentarán ingresar al exclusivo club de campeones con tres franquicias diferentes. Los únicos miembros hasta el momento son Robert Horry y John Salley.

La otra gran figura del conjunto de Los Ángeles es el interno Anthony Davis, quien promedia 28.2 puntos, 9.3 rebotes y 3.5 asistencias por juego.

Vale mencionar que los Lakers saltarán a la pista con la camiseta negro, en lugar del uniforme púrpura, para honrar la memoria del ex jugador de la institución Kobe Bryant, fallecido en un accidente de helicóptero este año.

Los Heat, que tienen tres títulos (2006, 2012 y 2013) en seis Finales, están obligados a ganar para estirar la definición y sueñan con repetir la gesta de James. “Nuestros chicos son los que están ahí afuera con polvo, sangre, sudor y lágrimas. Nuestros chicos son los que están ahí. Todos los demás están básicamente en sus sillones cómodos especulando sobre esto. Nuestros chicos son los que están afuera en la cancha y ahí es donde deben estar”, expresó el coach Erik Spoelstra.

El que sigue en duda para esta noche es el base Goran Dragic, uno de los tres mejores anotadores de los Heat con 20 puntos de media estos playoffs. Sufrió un desgarro en la fascia plantar izquierda el 30 de septiembre en el estreno de las Finales.

El que sí volverá a ser de la partida es su pívot All-Star Bam Adebayo, quien se perdió el inicio de las Finales por un problema en el cuello. El martes estuvo 33 minutos, en los que aportó 15 puntos y 7 rebotes.

Los Heat, un equipo joven y combativo, rompieron todos los pronósticos y gracias a su gran juego en equipo lograron ganarse un lugar como el mejor de la Conferencia Este.

Algunas de sus claves fueron una férrea defensa y el liderazgo de Jimmy Butler, quien promedia 22.1 puntos, 6.2 rebotes y 5.7 asistencias. “No creo que sea presión. Se trata de ganar. Nadie aquí está pensando en volver a casa. Es nuestro trabajo. No es ganar o irnos a casa. Es ganar o ganar. Así es como pensamos”, recalcó el ex Chicago Bulls.

En caso de una victoria de los Heat, todo se estirará hasta el martes 13, cuando volverán a verse las caras.