Domingo Goncalves, el “Zar de los casinos en Venezuela”, es o era dueño de una mansión en la Urbanización Cerro Verde de Caracas, que le fue confiscada cuando fue detenido por legitimación de capitales y que no se conoce si le fue devuelta después de quedar en libertad, pues luego de la confiscación la casa estuvo en poder de un militar.

El empresario, de más de 50 años, y su hermano José Avelino Goncalves crearon un emporio de casinos no sólo en Venezuela, sino en distintos lugares del mundo, que incluyen Las Vegas, Islas del Caribe, Portugal, Dubai, etc.

Domingo manejó el local de prostitución Ángelus en la zona de Chacao en Caracas y varios otros locales lujosos destinados al mismo oficio, muy conocidos en la capital y en otras ciudades de Venezuela. Se dedicó a financiar a políticos de diferentes tendencias, mientras pagaba sobornos a militares, policías y todo un séquito de individuos que cuidaban de su espalda.

A raíz de aportar para campañas de la oposición, entre éstas un referéndum en contra de Chávez y en vista que su hermano José Avelino ofrecía supuestamente 6 millones de dólares por la cabeza de Chávez, el hermano de Domingo Goncalves huyó de Venezuela mientras que a Domingo lo detuvieron, le confiscaron varias propiedades y le cerraron varios negocios en Venezuela.