Un 80% de los cubanos sufre situación de crisis económica. Para más de la mitad de los hogares, la libreta de racionamiento sólo cubre las necesidades entre 5 y 10 días

Por DMB

Unos 2,6 millones de familias cubanas (66%) reciben menos de 2.500 CUP (100 dólares) al mes, y de ellas, la mitad (1,3 millones), menos de 1.000 CUP (40 dólares), lo cual significa que deben sobrevivir con 1.33 dólares o menos al día. Así lo revela el Segundo Informe sobre el Estado de los Derechos Sociales en Cuba, un estudio independiente presentado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) este viernes en Miami, que evidencia una situación de pobreza generalizada en la Isla, reseña 14ymedio

La encuesta, realizada a nivel nacional entre el 20 de enero y el 10 de febrero de 2020, arroja que alrededor del 80% de los cubanos tiene una situación de crisis económica severa o moderada en sus familias. Más del 40% de los entrevistados dice tener problemas para sobrevivir, y el 38% asegura que cuenta con lo suficiente sin comprar algo extra.

Para más de la mitad de los hogares, el acceso a los alimentos básicos adquiridos a través de la libreta de racionamiento sólo cubre entre cinco y diez días de un mes promedio. Tres cuartas partes de la población (74%) califican su alimentación familiar –centrada en arroz, legumbres y pan– como deficiente.

De toda la población, los que más sufren son los ancianos, según el informe. Entre los mayores de 60 años, aumentan los porcentajes de “problemas para comprar lo más esencial para sobrevivir”: 54% en el tramo de 61-70 años y 59% para el de más de 70 años. Casi la mitad (48%) come dos o menos veces al día y seis de cada diez ancianos no pueden obtener sus medicinas en las farmacias.

La salud y la educación, tradicionalmente presumidas por el Gobierno, también aparecen vapuleadas en el informe. La mayor parte de las personas que necesitaron medicamentos no pudieron conseguirlos, 43% de ellos por escasez, y un 37% tuvo que adquirirlos por alguna vía alternativa a las farmacias.

Mientras el Gobierno exporta miles de médicos y se beneficia de estos servicios en el extranjero, la mayoría de la población tiene que esperar entre uno y seis meses para ser atendido por un especialista

El estudio destaca que mientras el Gobierno exporta miles de médicos y se beneficia de estos servicios en el extranjero, la gran mayoría de la población (78%) dijo tener que esperar entre uno y seis meses para ser atendido por un especialista.

Para más del 50% de la población, el abastecimiento de material médico e insumos hospitalarios es malo o muy malo, y para el 29% es regular. El 60% califica entre regular y muy mal el estado de los hospitales.

El estudio se realizó antes de la llegada de la pandemia del covid-19 a Cuba, pero preguntados sobre las políticas públicas de prevención de enfermedades, más de la mitad (53,6%) consideró las actuaciones estatales entre regular (39.1%) y mala-muy mala (14,5%).

La educación recibe una baja valoración general. El 55% califica entre regular y muy mala la calidad de las instalaciones educativas. Un 65% considera que en las escuelas existe adoctrinamiento. El grupo de los más jóvenes (18-30 años) es el que considera con más contundencia (75%) que sí hay adoctrinamiento político en los centros docentes.

En cuanto a la situación de la vivienda, 46% de las casas necesita reparación o rehabilitación, y el 5% corre peligro de derrumbe. Casi la tercera parte de la población vive en casas de 40 metros cuadrados o menos (29%), y de los que habitan en menos de 40 metros cuadrados, 63% son familias de entre tres y seis personas. La inmensa mayoría de la población (casi un 80%) no cuenta con suministro de agua corriente permanente, y el 9% no cuenta con servicio de agua potable en su hogar.

Además de todo esto, casi todos los entrevistados (94%) cree que hay problemas de deterioro ambiental.

Lo único que alivia un poco el precario panorama son las remesas que recibe desde el extranjero alrededor de la cuarta parte de las familias cubanas. El director ejecutivo del OCDH, Alejandro González Raga, está seguro de que, aun cuando los resultados son alarmantes, “la realidad los supera con creces”. En la presentación del estudio, en la que participaron, entre otros, John Barsa, administrador interino de USAID; Ileana Ros-Lehtinen, excongresista de EE UU; Antonio Garrastazu, director regional para América Latina del Instituto Republicano Internacional, y el periodista Wilfredo Cancio, González aseveró: “La penuria que atraviesa el pueblo cubano es total responsabilidad de sus gobernantes, que lejos de procurar el bienestar de los ciudadanos están empeñados en sostener un sistema disfuncional”.