Cuando Estados Unidos reconoció a Juan Guaidó como el presidente legítimo del país (Venezuela) el año pasado, no solo desencadenó un odio tenaz con el líder socialista Nicolás Maduro, también desató una ola de demandas.

La última se produjo el martes (26 de mayo), cuando la junta directiva de Citgo, designada por Guaidó, presentó una demanda en un tribunal federal en Houston contra un ex contratista para intentar recuperar millones de dólares en daños.

La denuncia acusa a José Manuel González y a su compañía Petroleum Logistics Service Corp., con sede en Miami, de otorgar obsequios que incluyen efectivo, joyas, obras de arte privadas, vuelos privados e incluso un apartamento en Houston para altos ejecutivos de Citgo. A cambio, los funcionarios le pagaron a González 20 millones de dólares entre 2014 y 2018, para proporcionar bienes y servicios a PDVSA con sobreprecios.

“Como resultado, Citgo perdió millones de dólares”, alega la demanda.

La acusación se realiza luego de una denuncia similar presentada por Citgo hace dos semanas contra el ex congresista de Miami David Rivera, por presuntamente violar un contrato de consultoría con PDVSA de 50 millones de dólares. La compañía también ha solicitado una orden judicial para impedir que los tenedores de bonos cobren la garantía con la refinería, y para invalidar una deuda de 1.700 millones de dólares.

Ambas demandas destacan la relación cada vez más estrecha entre Guaidó y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Desde que los abogados de la nueva comisión de Citgo examinan los registros internos para entender mejor las vulnerabilidades legales de la compañía, han encontrado una causa común con los fiscales que intentan combatir la gran corrupción en la industria petrolera de Venezuela, que hoy está en quiebra. Hasta la fecha, 28 personas han sido acusadas como parte de la investigación en curso.

Entre los muchos que se han declarado culpables se encuentra González, quien fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Miami en 2018 acusado de pagar 629 mil dólares en sobornos al ex gerente general de Bariven (César Rincón David Godoy). Al declararse culpable de un cargo de conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), González también admitió haber canalizado sobornos a funcionarios de PDVSA y Citgo.

Esta reciente demanda, que refleja la evidencia presentada en la denuncia penal contra González, no menciona a los cinco funcionarios de Citgo que presuntamente aceptaron los sobornos. Pero todos ellos eran miembros de un departamento especial encargado del suministro de bienes y servicios a nombre de PDVSA.

Lea el artículo completo AQUÍ