Alexandra Esther Esis Rangel, hija de Isabel Rangel Baron implicada en el desfalco más grande en toda la historia del Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS).

La red conformada por 19 empresas y manejadas por cuatro hermanos y parientes, recibieron 455.631.647 de dólares preferenciales para la compra de materiales del IVSS bajo la administración del entonces presidente de esa institución, Jesús Mantilla y Carlos Rotondaro.

Las compras de insumos médicos en el extranjero no solo corrieron por cuenta del organismo público que presidia el ex-militar Carlos Rotondaro Cova. También habian empresas privadas que surtían mercancías al IVSS, como es el caso de esta red de 19 compañías manejadas por una familia de origen zuliano. A seis firmas de ese grupo, el Estado le aprobó un total de 455 millones 631 mil 647 dólares a tasa preferencial (6,30) para importar insumos médicos, una cantidad que equivale a poco más de la mitad de los 856 millones de dólares que adquirió el Seguro Social en el extranjero en cuatro años.

Isabel Rangel Baron falleció en Panamá hace algunos años, y dejó a su heredera Alexandra Esther Esis Rangel disfrutando de los millones robados del Instituto Venezolano del Seguro Social.

Esta Empresaria zuliana, hermana de Daniel Esgardo Rangel Barón, era dueña del 50% de las acciones de la empresa Inversiones Rangel Barón (IRB) y propietaria de Continental Medica, C.A que recibió de Cadivi hasta 331 millones 803 mil 298 dólares de Cadivi entre 2010 y 2014 por importación de insumos médicos.

Continental es la matriz de una red de 19 compañías que entre el mismo período de tiempo recibió hasta 455.631.647 dólares preferenciales y cuyo principal cliente es el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (Ivss). Isabel, al igual que todos los miembros de la familia Rangel Barón, estudió derecho en La Universidad del Zulia (LUZ) y se dedicó a los negocios. En los años 80, fue proveedora de juguetes para la Gobernación del Zulia y en el 2004 llegó al Ivss. En febrero de 2014, fue demandada junto con su hermano por el empresario José Alfredo Rodríguez, quien los acusaba de haber suplantado el contrato de su empresa Rismed Oncology Systems con el Ivss y desviar los pagos hacia su propia compañía: Rismed Dyalisis Systems. El fraude, según Rodríguez, ascendía a 1.200 millones de dólares.

 

Alexandra Rangel IVSS

Alexandra Esther Esis Rangel

Alexandra Esther Esis Alexandra Esther Esis Rangel Alexandra IVSS

Alexandra Rangel Alexandra Esther Rangel