“Ricardo Montilla y Carlos Manzano se terminaron peleando por el dinero de Alex Saab”. En esto se resume una pugna entre Montilla, un banquero venezolano y Carlos Manzano, un operador bancario, quien según personas familiarizadas con el asunto, manejaban grandes operaciones bancarias y financieras del empresario colombiano Alex Saab, mismo que ha realizado múltiples negocios con el Gobierno chavista en Venezuela, participando en tramas corruptas que lo han llevado a ser acusado por la justicia estadounidense por el delito de lavado de dinero.

La pugna entre el banquero y el operador bancario habría iniciado en febrero pasado, tras mutuas acusaciones de estafa. Las operaciones con fondos de Alex Saab y de su socio Álvaro Pulido se habrían dado mediante Mi Banco, una pequeña entidad financiera propiedad en Venezuela de Ricardo Montilla, originando sospechas acerca de la legitimación de capitales. Las operaciones con fondos de Saab, Pulido y sus compañías habrían dado un impulso para reflotar el banco, mientras que los fondos tenían como destino el sistema financiero internacional. Las mismas se habrían desarrollado con la asesoría además de Abelardo de la Espriella, abogado de Alex Saab en Colombia.

No obstante, Saab habría descubierto que las operaciones confiadas a Carlos Manzano y que pasaron por las manos de Montilla le significaron pérdidas, surgiendo así un triangulo en el que el empresario colombiano también se decía estafado. La situación obligó a C.M. a huir a España, tras renunciar a la ciudadanía estadounidense.

Ricardo Montilla y Mi Banco

En 2015 Mi Banco, uno de los pequeños bancos de microfinanzas de Venezuela, estuvo en proceso de cambio de controladores, en una millonaria operación de aumento de capital encabezada por el financista Ricardo Montilla, dueño de la casa de bolsa Mercosur. Fue así que Montilla se convirtió en controlador y accionista mayoritario del banco.

Ricardo Montilla

Mi Banco contaba antes con unos 90 accionistas, entre los que predominaban cinco grupos que reunían la mayoría. Entre ellos resaltaban los Velutini, con cerca de 15% y la familia Carrillo Batalla, con 8%; el Grupo Zoom y la familia Tineo y el propio Montilla, quien se convertiría a partir de 2015 en accionista mayoritario.

Su junta directiva estaba integrada hasta, el año del cambio, por los directores principales Bernardo Velutini Octavio, Juan Andrés Rodríguez Bezara, Gustavo Gómez- Ruiz Rodríguez, Sergio Sannia Andreozzi, Juan Luis Fernández, Tomás Paúl Kis Torok y Vicente Carrillo-Batalla Lucas.

Previo a la inyección de capital, el banco también vinculado con Domingo Goncalves, un propietario de casinos privado de libertad en 2013 en Venezuela, por delitos que incluyeron asociación para delinquir, contrabando, defraudación tributaria y patrocinador en la operación ilícita de casinos.

Operaciones cambiarias

El grupo de Saab y Pulido, muy privilegiado por los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro con la construcción de casas prefabricadas, gimnasios verticales, estadios, explotación petrolera, aurífera, de diamantes y también con venta de alimentos para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) en Venezuela, se convertiría otrora en uno de los mayores operadores cambiarios en Caracas.

Las operaciones se realizaron a través del banco de Ricardo Montilla, Mi Banco, con respaldo de Carlos Manzano, junto con Saab y Pulido. Consistían en la venta de euros y dólares por hasta más de 1.000.000 diarios en efectivo.

Ricardo Montilla ha fungido también como director en Panamá de la casa de Valores Blue Numbers Securities, Inc.