El banco africano de los hermanos Cortina, empresarios españoles, pide dinero a sus accionistas para impulsar el negocio. El Grupo Banco de Dakar (BDK), la aventura subsahariana de Alberto Cortina junto a su hermano y otros empresarios españoles, ampliará capital en 20 millones de euros a finales de mayo para consolidar su crecimiento en la región.

Alberto Cortina, como accionista mayoritario con una participación del 31%, pondrá encima de la mesa algo más de 6 millones de euros. Por su parte, el empresario venezolano Alejandro Betancourt, presidente de Hawkers, contribuirá con 4 millones, pues ostenta un 20% del capital.

El BDK fue  fundado en 2015 en la capital senegalesa.

Una vez iniciada la expansión internacional de BDK con el aterrizaje en Costa de Marfil y Guinea, el objetivo del holding financiero es extenderse por toda la región de la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA), la zona de moneda única del Oeste subsahariano.

Estos países son BenínBurkina FasoCosta de MarfilGuinea-BissauMalíNígerSenegal y Togo. Su moneda común es el franco CFA cuya fluctuación va en paralelo a la del euro.

Lea la nota completa en Vozpopuli